Social Media Manager

Por si alguien anda despistado, Soy Social Media Manager estoy en contacto a todas horas con el mundo del marketing online.

No importa la plataforma social que utilices, hay una cosa que puedes hacer (y que generalmente haces) que te hará desaparecer del radar rápidamente, tan rápido que ni te darás cuenta. Y sí, seguramente ya lo estás haciendo. ¡Se puede resumir en una sola palabra: el egocentrismo!

La mayor parte de los usuarios de redes sociales son, por decirlo de alguna manera, como ‘fábricas de contenido’. Ya que la consigna es desarrollar contenido, pues muchos se dedican justamente a eso y a escribir artículos, posts, tweets, fotos, videos, vínculos, actualizaciones, todo el contenido que te puedas imaginar, y el que no pueden también, y lo publican de manera casi inmediata, a todas las personas que conocen, a las que no conocen también, en grupos, foros, a sus seguidores y amigos.

Si es esta la forma en que lo estás haciendo, detente en este momento. Stop. Si es así, tus seguidores, amigos, conocidos, fans y todos los que te siguen pronto te ignorarán porque sencillamente te has olvidado de la razón de ser fundamental de los medios sociales: ¡Ser social!

Aún cuando pareciera que es una cosa sencilla y muy trivial, tal vez tú seas uno de esos usuarios que todavía no se ha dado cuenta de este ‘pequeño detalle’. ¿Te preguntas el por qué tus seguidores no te responden? ¿Por qué ignoran lo que escribes y compartes? ¿Lo has llegado a pensar?

Existe un motor fundamental en los medios sociales: la interactividad. Y es el principio que da vida a las redes sociales. Si tienes un amigo en la vida real que solamente se dedica a contarte acerca de él, nada más que él y solamente él, sin siquiera darte la oportunidad de decir una palabra acerca de cualquier cosa, seguramente te esconderías la próxima vez que lo vieras venir, o no atenderías el teléfono cuando te llamara. Simplemente, tratarías de ignorarlo, ¿verdad? ¿te ha pasado alguna vez?

Lo mismo ocurre en la red. No te confundas pensando que tu comunicación en línea va en una sola dirección, porque es mentira. Toma bastante esfuerzo llegar a tener una interacción tan fuerte que parezca un encuentro cara a cara, pero es posible que logres un acercamiento a tus usuarios de ese tipo, o bastante cercano. Es más, no solo es posible sino necesario que te esfuerces en lograrlo. La idea es sencilla: si quieres que la gente te preste atención, debes prestarle atención tú a ellos. Si te dedicas únicamente a mandarles tu contenido, los vas a atormentar y acabarás desgastando la relación. Tal vez te encuentres hablando con una pared.

A la gente no le va a importar que tu contenido sea original ni tampoco quién eres tú, a menos que tú demuestres que te interesas por ellos y por las cosas que a ellos les interesan. Es un hecho. Tu principal desafío es: ¿cómo desarrollar esa interacción?

La respuesta, nuevamente, es sencilla: Trátalos a ellos de la manera que tú quieres que ellos te traten a ti. Si no estás recibiendo suficientes comentarios, ‘me gusta’ o visitas a tu página, blog o website, o si no tienes suficientes seguidores en tu cuenta de Twitter, es probablemente porque tú no estás comentando mucho, no estás siguiendo a otras personas, no te estás involucrando con otra gente, y lo quieres todo solo para ti.

No se trata de vivir 24 horas al día comentando ni siguiendo lo que otras personas hacen, pero si preocuparte por aportar contenido de interés para esas personas con las que te estás relacionando, compartir tus opiniones, comentarios, tus ‘Me gusta’”, retwittear lo que otros ‘twittean’ en fin, ya debes tener la idea.

Recuerda que se trata de interactuar, de relacionarse… no de tener un espacio en donde el único que hable seas tú. Trata de escuchar y de aportar primero. Lo demás vendrá por sí solo.

Trata a los demás, de la manera que quieres que ellos te traten a ti. ¿Lo has puesto en práctica antes? ¿Has podido ver la diferencia?